Liberan a secuestrados

NACIONALES

Los menonitas secuestrados Bernard Blatz y Franz Hiebert habrían sido liberados en la estancia Luisa, en Concepción, cerca del límite de Yby Yaú con Azote’y. Hiebert llevaba 168 días secuestrado y Blatz, 157, ambos en poder del EPP.

 

La liberación de los dos colonos menonitas se produce casi un mes después del cumplimiento de todas las exigencias del grupo criminal. El acuerdo incluía que los criminales brinden también noticias de Abrahán Fehr, de quien finalmente indicaron el lugar en que fue enterrado.

“La liberación fue aproximadamente hace dos horas (6:00) y hace una hora (7:00) llamaron a avisar a la FTC para que le vayan a buscar”, indicó el fiscal antisecuestro Joel Cazal a ABC Cardinal.

“Ya hay un contingente de la FTC y los familiares también ya llegaron”, agregó el fiscal. Esperan tener más datos, pero los liberados se encontrarían bien de salud.

“Vamos a estar confirmando eso (si traen datos sobre Edelio Morínigo). Teníamos la presunción que podrían traer información de eso”, afirmó el fiscal.

Confirmó que el lugar de la liberación fue Azote’y, específicamente en la estancia Luisa, donde presumiblemente el EPP habría asesinado a la pareja alemana Natto-Raiser.

Según datos del corresponsal Aldo Rojas, los secuestrados fueron liberados en un lindero de la estancia Luisa, prácticamente colindante con la zona de Zanja Moroti. Caminaron por varios metros hasta llegar a un corral. En el lugar fueron asistidos por un tractorista que los acercó hasta el casco principal de la estancia, desde donde avisaron a sus familiares.

Hiebert, de 32 años, fue secuestrado el 21 de agosto de 2017, cuando fue interceptado en un camino rural en colonia Santa Clara, distrito de Tacuati (San Pedro).

Por su parte, Blatz, de 22 años, fue tomado como rehén el 1 de setiembre del año pasado en el predio de la estancia Lucipar, en el distrito de Santa Rosa del Aguaray (departamento de San Pedro). En la ocasión, su padre Peter Blatz logró huir de los criminales.

Fuente: ABC

Comente con Facebook

Deja un comentario