Golpe al narcotráfico

MUNDO

Buscan al líder de la organización que ocultó 400 kilos de cocaína en la embajada rusa en Argentina

Por estas horas el enigmático “Señor K”, es buscado por Interpol. Se trata de un empresario ruso que viviría en Alemania y es acusado de ser el líder de una organización que intentó enviar 389 kilos de cocaína desde Buenos Aires hacia Moscú por vía diplomática.

A fines del año 2016, el embajador ruso en Argentina,Viktor Koronelli, descubrió 12 valijas con droga en un depósito del “Colegio Adjunto de la Embajada”, ubicado en el barrio de Recoleta, en la Ciudad de Buenos Aires. Inmediatamente dio aviso a la ministra de Seguridad argentina, Patricia Bullrich, quien junto al juez federal Julián Ercolini constataron en el lugar que se trataba de 389,24 kilos de cocaína de “máxima pureza” valuados en 50 millones de euros en el mercado ruso.

Un miembro de las fuerzas de seguridad enseña el 13/12/2016 y en un sitio sin precisar uno de los paquetes de cocaína detectados y posteriormente rellenados con harina.

Investigación

Los funcionarios incautaron la droga y comenzaron la investigación para ubicar a los miembros de la organización. El pasado 5 de diciembre, el presidente argentino Mauricio Macri recibió en la sede del gobierno argentino al ex espía de la KGB y actual secretario del Consejo de Seguridad de la Federación Rusa, Nikolai Patrushev.

Cómo fue el operativo para detener a la organización

Aunque firmó algunos memorandos en el país, el ex agente soviético venía a cumplir una misión secreta: colaborar con el operativo de investigación. En ese sentido, tanto las autoridades rusas como argentinas trabajaron en colaboración para detener a los miembros de la banda.

Operativo

Por esos días, en Moscú una organización de narcotraficantes aguardaba la llegada de 12 valijas con 389 kilos de cocaína. La carga fue trasladada en el mismo vuelo que llevaba a Patrushev de regreso a Rusia. Solamente él y algunos investigadores sabían que la droga había sido reemplazada por harina,  por decisión de la justicia argentina.

Las valijas que contenían la droga

El operativo debía realizarse durante la madrugada del 9 de diciembre, cuando Patrushev emprendía su regreso. Además tenía que efectuarse antes de las 6 de la mañana, momento en el que llega el personal de maestranza al lugar.

De esta forma, la droga fue reemplazada por 400 kilos de harina. En tanto, a las valijas les insertaron dispositivos de rastreo por GPS para efectuar su seguimiento por parte de la Gendarmería Nacional.

Investigación en espejo

De acuerdo con las declaraciones de la ministra de Seguridad argentina, “Argentina ya tenía el decomiso de la sustancia, la Gendarmería había logrado realizar exitosamente la operación, y comenzó entonces una tarea de investigación en espejo”.

“Señor K”

A través de la investigación se pudo conocer que el cargamento de drogas hallado, le pertenecía. Además se determinó que vive en Alemania y que tiene pedido de captura por parte de Rusia. Anteriormente había logrado ingresar a dicho país, al menos 2 cargamentos similares.

Su principal socio en estos negocios había sido Ali Abyanov, que hasta 2016 fue tesorero de la embajada. Sin embargo, Abyanov se jubiló y regresó a Moscú, situación que complicó los negocios del “señor K”.

Desde entonces, las operaciones clandestinas fueron asumidas por Ivan Blizniouk  de 35 años. Un subinspector de la Policía de la Ciudad, hijo de rusos, que trabajaba informalmente como personal de seguridad en la embajada.

La organización

Blizniouk fue el encargado de la compra de la cocaína y de la logística para esconderla.  Por su parte, el “señor K” le pidió a Abyanov que solicitara la mudanza a Rusia de sus pertenencias que habían quedado en Buenos Aires.

Atento al operativo, el servicio de Seguridad ruso organizó el viaje de Patrushev que llevó el señuelo de harina en su regreso a Moscú. Las valijas fueron retiradas en Moscú el 13 de diciembre por Vladimir Kalmykoc e Ishtimir Kudzhamov, que fueron detenidos en el momento. Al mismo tiempo, Abyanov fue capturado en su departamento.

Finalmente el miércoles pasado se produjo la detención de Bliniouk en el Aeropuerto de Ezeiza, cuando volvía de Roma junto a su esposa; y en el barrio de Saavedra de Alexander Chikalo, un ciudadano de origen ruso que fue el encargado de llevar las valijas hasta el aeropuerto.

(Fotos:Twitter,Los Andes,Clarín,Clarín,Clarín)

Comente con Facebook

Deja un comentario