fbpx
martes, junio 28, 2022

108 homosexuales y un quemado: la cacería de gays en la dictadura de Stroessner en Paraguay

CURIOSIDADES
Por: Infobae
En 1959, una muerte nunca esclarecida desató una redada contra la comunidad gay de Asunción, con más de un centenar de detenidos y una campaña mediática que trató de “hermandad clandestina” a quienes eran sospechados de homosexuales. Tuvieron que pasar más de cincuenta años para que la cifra «108» –los detenidos en las razzias policiales- fuera levantada por los colectivos de gays, travestis y lesbianas como un símbolo de lucha contra la discriminación
El cuerpo quemado de Bernardo Aranda, en el diario “El País” del 1º de septiembre de 1959

Bernando Aranda, el hombre que nunca imaginó que su muerte le depararía una indeseada fama, fue mudo protagonista de una historia policial que, con el correr del tiempo, dio origen a un mito urbano, cuando dejó de respirar a eso de las 2 de la mañana del martes 1° de septiembre de 1959 en el cuarto que habitaba en una pensión de la esquina de Estados Unidos y Novena, en el Barrio Obrero de Asunción del Paraguay.

A los 25 años, cuando lo alcanzó la muerte, Aranda no era un total desconocido. Tal vez no se conociera su rostro, pero su voz sí les resultaba familiar a miles de paraguayos que lo escuchaban en ZP 9 Radio Comuneros, de la ciudad capital, donde se había ganado un lugar como locutor.

Bernardo Aranda, el locutor cuyo asesinato desató una

Bernardo Aranda, el locutor cuyo asesinato desató una

Bernardo Aranda murió víctima de las llamas, en un incendio que se circunscribió a la pieza donde dormía. Al día siguiente, el diario El País relataba así lo ocurrido: «Aproximadamente a las 2 de la madrugada, 45 minutos después de acostarse Aranda, la señora Juana Álvarez, dueña de casa, escuchó una explosión y salió a ver qué habría sido. Golpeó la puerta y llamó por su nombre a Aranda. Al no recibir contestación, la señora de Álvarez fue corriendo a la radio ‘Comuneros’, a avisarle al señor Juan Bernabé (director de la radio), quien vino apresuradamente para encontrarse con la puerta cerrada y, saliendo de los agujeros, humo. La empujó y logró abrirla con la fuerza. Juan Bernabé y las señoras Juana y Lida Álvarez, al abrir la puerta se encontraron ante un espectáculo monstruoso. Las paredes, ropero, uso personales, cuadros, el receptor y el tocadiscos, la cama y el cuerpo de Bernardo Aranda se hallaban totalmente en llamas».

La habitación donde fue asesinado Aranda, publicada por “El País”

La habitación donde fue asesinado Aranda, publicada por “El País”

La policía del Paraguay de Alfredo Stroessner jamás se preocupó por investigar el origen del incendio que cocinó a Aranda, pero no escatimó esfuerzos para encontrar culpables partiendo de una premisa que los sabuesos de la dictadura consideraron inobjetable: como se sospechaba que el locutor era homosexual, se dedicó a detener sospechosos de la misma «amoralidad», ya que su muerte sólo podía deberse a lo que la prensa del régimen llamó «un crimen pasional».

Durante los días siguientes, en Asunción se multiplicaron las redadas para capturar e interrogar –con los violentos métodos de la dictadura– a cuanto presumible homosexual anduviera cerca. Más de cien terminaron entre rejas, entre ellos Juan Bernabé, el director de la radio. Se calcula que fueron en realidad unos 120 pero en la memoria popular quedó grabado un número preciso: 108.

Esa cifra dio origen al mito conocido como «el censo de los 108», y detrás del número se agregaba un adjetivo calificativo que variaba según los gustos de quien lo contara: 108 homosexuales, 108 amorales, 108 putos. Con los años, la cifra 108 también se convertiría en bandera de lucha por los derechos de gays y lesbianas en Paraguay. Aun hoy, más de medio siglo después, el mito y el emblema de lucha coexisten y, en ocasiones, se confunden. Casi siempre, el misterio que supuestamente rodea al mito sirve para ocultar los reclamos que encarna el colectivo de gays y lesbianas.

La policía no investiga… pero detiene

No hubo pericias para descubrir el origen del fuego que mató a Bernardo Aranda –y si las hubo nunca trascendieron–, pero la policía dedicó la semana posterior a la muerte del locutor a confirmar solo la hipótesis discriminatoria de que se trataba de una disputa entre homosexuales que terminó con la vida de Aranda. Al mismo tiempo, en lugar de hacer una mínima investigación de lo ocurrido, el diario El País prefirió hacerse eco de las múltiples conjeturas que, supuestamente, le hacían llegar sus lectores. Esa fue la manera elegida para «informar», como reconoce con obscena ingenuidad. En su edición del 3 de septiembre publicó un artículo -sin firma- titulado «¿Cómo halló la muerte el locutor Aranda?».

Allí puede leerse:  «La opinión pública sigue apasionadamente el curso de las investigaciones policiales y médicas en el deseo de conocer la forma cómo halló la muerte Bernardo Aranda, infortunado locutor radial cuyos restos fueron hoy conducidos al cementerio del Sur. Siguiendo nuestras informaciones vamos a anotar aquí algunas conjeturas y preguntas diversas que se hace el público de la calle, ya que el espeluznante hecho ha llegado a conmover a la gente, siendo el tema obligado de las conversaciones en todos los círculos capitalinos. Nos dicen…».

Es de esas conjeturas de lectores y de una «investigación policial» de la que no da ningún detalle de dónde el anónimo cronista de El País saca sus conclusiones. «Por de pronto y estrujando un poco todos los detalles del enigma, podría decirse que se está ante un crimen pasional. La telaraña se va tejiendo y con cierto visos de esclarecimiento», escribe. Y agrega: «Los datos obtenidos se presentan en forma contradictoria dificultando el curso normal de las investigaciones». Punto y aparte después, remata, sin reparar en contradicciones: «El trabajo policial indica seriamente que se va hacia un crimen pasional sin tener en cuenta todavía quién o quiénes podrían tener participación en esta tragedia».

El artículo dejó de lado las elementales reglas del periodismo: no se sabe si a Aranda lo mataron o murió en un incendio accidental; en el caso de haber sido un homicidio (cosa que no se ha demostrado) no se sabe quién o quiénes lo cometieron; las principales fuentes de información, si no las únicas, son las opiniones de «la calle». El artículo, en un país gobernado por un dictador homofóbico, no deja ninguna duda respecto de que se trató «de un crimen pasional». No cualquier crimen pasional, sino uno cometido al calor de lo que, en la mirada del régimen, era considerado una una perversión sexual.

En el Paraguay de la dictadura de Stroessner la homosexualidad no sólo recibía condena social sino que era considerada un delito. «La falta de aceptación, tanto legal como social de la homosexualidad forzaba a los gays a vivir en la clandestinidad; la vida social se restringía a grupos reducidos de amigos y a ciertas reuniones sociales de forma oculta o disfrazada. La dificultad de organizarse, el desconocimiento de los derechos y la imposibilidad de ejercerlos hacían mucho más gravosa la situación. Existían muy pocas posibilidades de construir una relación estable. La fuerte represión social obligaba a los hombres gays a tener encuentros furtivos, donde el anonimato era la tarjeta de presentación por el temor de ser delatado como homosexual, y así sufrir la represión de la dictadura», señala el Informe Final de la Comisión de Verdad y Justicia constituida tras 35 años de dictadura, cuando Stroessner dejó el poder en 1989.

Aparecen los 108

La primera mención de los 108 apareció en el diario El País el sábado 12 de septiembre de 1959, cuando la policía llevaba diez días de redadas para detener a cualquier persona sospechosa de homosexualidad. Vale la pena reproducirla en detalle. En la volanta del artículo aparece por primera vez el número que se haría famoso: «108 Personas de Dudosa Conducta Moral Están Siendo Interrogadas. Intensa Acción Policial. Esperan Resultados», dice.

El texto no tiene desperdicio: «Inusitado movimiento y despliegue se notó anoche en la seccional policial cuarta y en el local de la Dirección de Vigilancia y Delitos. Las frenadas bruscas de los vehículos que llegaban y el ruido de arranque de los que salían, daba la impresión (de) que se estaba ante una dramática pero decidida acción policial. Nuestro redactor que sigue de cerca el movimiento policial y judicial, consiguió anoche filtrarse en los medios informativos y así pudo calcular un número aproximado a 108 personas de dudosa conducta moral que esperaban ser interrogadas. Según una fuente policial se busca afanosamente a un par de éstas. Hay interés en hallarlas. Prácticamente la policía está removiendo toda una organización de esta hermandad clandestina. De acuerdo a las informaciones captadas por nuestro redactor, esta madrugada la investigación estaría dominando un vasto campo de actividades de esta naturaleza. Por de pronto, la acción policial se desarrolla de manera muy activa, como antes no se ha hecho de igual envergadura para esclarecer el misterio que rodea a la muerte del famoso locutor y bailarín del Rock and Roll, Bernardo Aranda».

Ahí está todo, con los adecuados eufemismos: personas de «dudosa moral» que son interrogadas, descubrimiento de «una organización de esta hermandad clandestina«, «actividades de esta naturaleza«. Y por si faltaba algo, a esa altura Aranda no sólo merecía el estigma de homosexual sino también la condenable condición de «bailarín de Rock and Roll«, lo que se dice todo un demonio. Los dibujantes de los diarios no se quedaban atrás, con caricaturas estigmatizantes que acompañaban a los artículos.

Nueve días más tarde, El País ya estaba en condiciones de informar a su público todas las características de la siniestra «hermandad clandestina», a la que se describía como lo que todas las dictaduras llaman «organizaciones subversivas«. El artículo del 21 de septiembre no repara en supuestos detalles. «La incipiente pero bien armada organización de amorales es todo un movimiento de expansión hacia los centros donde la depravación no ha llegado todavía –dice. La organización tiene cuatro grupos, cada uno con un jefe al frente. Los principales dirigentes son ocho más o menos, son los que financian las operaciones de reclutamiento de menores, luego vienen los otros personajes que actúan como enlaces de la organización, éstos a su vez, cuentan con la colaboración de los recién iniciados. Sus reuniones hacen en forma de rotación, es decir, una vez en la casa de uno de los socios, la siguiente tertulia lo hacen en casa de otro, después en la casa de aquel, etc. Allí beben, fuman y se visten unos como mujeres y otros como hombres, etc.»

El significado de los sugerentes «etcéteras» quedaba a criterio del lector, pero apuntaban hacia un solo lado. Pocos días después, El País completaría su obra publicando el listado completo de los detenidos, todas personas de «conducta amoral», además de sospechosos de un supuesto asesinato que nunca se pudo demostrar.

Bandera del orgullo gay

Casi sesenta años después de la muerte nunca aclarada de Bernardo Aranda y de la feroz persecución desatada por la policía de la dictadura paraguaya contra todo vecino de Asunción sospechoso de homosexualidad, el número 108 es bandera del orgullo gay.

Quizás el primer paso en esa lucha haya sido una carta dirigida al director de El País –y sorprendentemente publicada por el diario– a fines de septiembre de 1959, cuando la persecución estaba en su apogeo. La carta decía: «A EL PAÍS le ha parecido justo bautizar con el nombre de ‘lacra social’ a un grande y respetable número de personas honradas, que son tales, porque respecto a sus vidas hacen de ella un motivo moderado de placer, sin ofender a los demás, tan moderado, y silencioso, como corresponde a las sanas actividades íntimas, a diferencia de los placeres desenfrenados que también en el seno de la sociedad llamada culta suelen desembocar en públicos escándalos».

El texto es toda una declaración de principios y un fuerte cuestionamiento a la moral social de la época, a la vez que deja entrever que la comunidad gay está dispuesta a organizarse colectivamente si no para reclamar públicamente por sus derechos por lo menos para defenderse de los atropellos a los que estaba siendo sometida.

Hoy, en Paraguay, «Somos más que 108» es la consigna más coreada en las marchas del orgullo LGBTI, contra la discriminación y por el respeto de la diversidad.