Voto Útil

COMENTARIOS

Por Roberto Goiriz

El gobierno de Cartes fue malo en general y se puede esperar que lo siga siendo hasta el final de su mandato pero, aún así, este modelo excluyente, que empobrece a la mayoría, que solo beneficia a una minoría privilegiada, que endeuda y atrasa al país, quiere continuar a través de la candidatura de Marito, de González Daher, de Calé y otros “honorables” republicanos; utilizando al Partido Colorado para ocultarse detrás de la Lista 1.

Por otra parte, como saben que solos ya no pueden gobernar, apoyan a agrupaciones políticas que se dicen independientes, pero que en realidad son apéndices vergonzantes del trono.

Hay una gran oferta electoral, de diferentes características. Obviando las que responden al cartismo, nos encontramos también con agrupaciones independientes y progresistas, con candidaturas sólidas y respetables, pero que no son aún una opción real de poder. Tengo aprecio y hasta admiración por varias de estas candidaturas, pero me temo que no obtendrán suficiente respaldo como para ser elegidas.

Por último, existe un grupo de personas que manifiesta su comprensible decepción con la política y sus representantes actuales, y dice que no irá a votar o que votará blanco o nulo.

En este contexto, la primera conclusión es que la ANR necesita desesperadamente agrupar sus votos, al tiempo que intenta dispersar los votos de los demás.

La oposición organizada que tiene mayores posibilidades, según la historia electoral y las encuestas, es la que puede concretar en una victoria ciudadana la actual frustración de la población paraguaya. Sus candidaturas representan el cambio que es posible, un cambio que quizá no es el ideal pero que avanza en la dirección correcta, que pretende dar énfasis a lo social y respuestas a las reivindicaciones populares en relación a la salud, la educación, la soberanía, la reforma agraria, la seguridad y otros sentidos reclamos de la gente.

Votar por las opciones de cambio posible significará derrotar al continuismo de una cúpula colorada que quiere perpetuarse en el poder, y darle una nueva oportunidad al proceso de cambio interrumpido en 2012.

Votar por opciones que son funcionales a la estructura del poder, o por agrupaciones dignas pero con pocas posibilidades, o votar en blanco o nulo es, lamentablemente, desperdiciar nuestro voto. Es votar indirectamente por la Lista del Partido Colorado, es elegir a Cartes, a González Daher, a Calé, al stronismo recargado que quiere terminar de cambiar –para peor– el país.

Mi voto es por el cambio posible.

Comente con Facebook

Deja un comentario