Racional propuesta de distribucion de la renta eléctrica

COMENTARIOS ECONOMIA

(*) Ing. Orlando Valdés

Todos sabemos que la energía eléctrica es sin duda el energético más utilizado en el mundo y que juega un importante papel para el desarrollo social de los pueblos, además de ser un elemento esencial para el avance tecnológico e industrial de los países. La electricidad tiene un papel vital en la vida del ser humano, ya que con ella es posible establecer una serie de comodidades que con el transcurso de los años se han ido haciendo indispensables para el hombre, si no, pensemos como sería un día de la vida de una persona sin energía eléctrica.

De ahí que la inédita y racional propuesta de promover la utilización de este extraordinario recurso que disponemos en abundancia, mediante el remanejo de las tarifas y aplicando una serie de medidas en la gestión de la ANDE y de las Binacionales Itaipu y Yacyreta, no deja de ser plausible. Demás está decir que es la primera vez que un grupo de técnicos, a través de una propuesta política, presenta una alternativa que promueve el uso racional, eficiente y al alcance de todos, de la mayor riqueza conocida que dispone el Paraguay, la energía eléctrica.

En esta propuesta la energía eléctrica es considerada como un derecho humano y factor de desarrollo, para el efecto propone tarifas reducidas para las familias con menores consumos a fin de promover el desarrollo de estas en lo económico y social. En ese sentido la propuesta concretamente consiste en que los usuarios más humildes , con consumo de energía eléctrica de hasta 150 kWh/mes (30% de las familias) pagarán máximo 5.000 Gs/mes, 90% menos de lo que ahora pagan; los que consumen entre 151 y 300 kWh/mes (otro 30% de las familias), pagarán máximo 25.000 Gs/mes, 75% menos; y la clase media que consume entre 301 y 500 kWh/mes (20% de las familias) pagarán 25% menos. Además todos los usuarios que optimicen el uso del recurso en los horarios de punta de carga serán beneficiados con tarifas más favorables.

La propuesta también lleva en consideración a las industrias y empresas que generan empleo permanente y de calidad, las que serían beneficiadas con un descuento igual al aporte patronal al IPS, pudiendo llegar a tener una tarifa eléctrica incluso gratuita.
Los estudios realizados estiman que el costo de estas reducciones tarifarias será de 59,65 millones de dólares, es lo que la ANDE dejará de recibir, esto representa apenas el 7,5% de los ingresos totales de la ANDE.

Para la obtención de estas metas la propuesta consiste en hacer que la ANDE tenga plena autarquía, como tuvo antes; (b) dispondrá de un porcentaje de la renta eléctrica (beneficios por exportación, compensaciones y royalties) exclusivamente para la inversión eléctrica, con lo que mejorará significativamente la calidad del servicio, reducirá las pérdidas, la cantidad y duración de los cortes de energía, y alcanzará el 100% de cobertura en 2023, priorizando comunidades indígenas; (c) contratará más personal técnico capacitado en forma permanente, fortaleciendo sus cuadrillas, a fin de mejorar el mantenimiento de sus redes y afrontar mejor las emergencias, con pleno cumplimiento de sus derechos laborales, (d) implementará redes inteligentes, (e) impulsará la eficiencia energética y la reducción de pérdidas técnicas y no técnicas

Ya el mayor costo se compensara mediante el cumplimiento del Acuerdo Lugo-Lula del 2009, que en su artículo 7° establece que Paraguay (la ANDE) “no deberá sufrir perjuicio global en relación a la actual modalidad de contratación” de energía.
Por sí sola, esta contratación de potencia y energía de Itaipu bajo mejores condiciones permitiría financiar en gran medida las reducciones tarifarias ya indicadas.
El segundo ahorro vendría mediante la reducción de utilización de la energía en los horarios de máxima demanda, El tercer ahorro se daría por la reducción de pérdidas técnicas y no técnicas, al formalizarse familias que antes no podían pagar la luz y al reducirse la punta de carga del sistema, por menores pérdidas técnicas.
Con estas medidas indicadas, la ANDE ahorrará en torno a 88,38 millones US$/año, mucho más de lo que la ANDE dejará de recibir por la reducción de tarifas.
A estas medidas se deben sumar otras, que no fueron incluidas en el calculo anterior y que son las siguientes; El despacho optimizado de la energía incluyendo en el cálculo los costos financieros de los retrasos de pago por parte de Argentina, el ajuste del precio de exportación de energía de Acaray, el cumplimiento del Anexo C en Yacyretá y la contratación del 100% de su potencia, la sincronización de Itaipu y Yacyretá, eficiencia energética, compensación de energía reactiva en forma distribuida en el SINP, 50% de la generación extraordinaria por el uso del agua del embalse para Paraguay y su venta a precio de mercado. La propuesta, bastante consistente, demuestra que con voluntad política y buena gestión en los organismos involucrados en la administración de la mayor riqueza que pose nuestro país, la energía eléctrica, es posible alcanzar directamente a la población, mas carenciada y que consume apenas el 30 % del consumo total de la energía en el Paraguay. La soberanía hidroeléctrica debe llegar al pueblo.

(*) Presidente AISEP

Comente con Facebook

Deja un comentario