Inundación alcanza campamentos de damnificados, que urgen reubicación

Inundación alcanza campamentos de damnificados, que urgen reubicación

Al límite. Las aguas en la zona del Club Mbiguá de nuevo alcanzan a las casas provisorias.

La falta de espacios públicos en Asunción preocupa a autoridades del Comueda y la SEN. Las familias asentadas sobre San Estanislao, camino al Mbiguá, no tendrían más opción que ubicarse sobre Artigas.

A medida que crece el nivel de las aguas del río Paraguay, que alcanzó una altura de 6,85 metros en Asunción y ya expulsó de sus barrios ribereños a 14.700 familias, la situación se presenta crítica para los damnificados asentados en campamentos informales.

Esto se debe a que la inundación de nuevo llega hasta las casas provisorias instaladas en distintos sectores de la capital, lo que hace que las mismas deban ser reubicadas de manera urgente.

Este panorama genera preocupación en las autoridades del Consejo Municipal de Emergencias y Desastres de Asunción (Comueda) y de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) debido a que prácticamente no se cuenta con más espacios públicos para instalar a toda esa gente.

Uno de los sectores de la ciudad afectados por este hecho es el de la calle San Estanislao, camino al Mbiguá, donde la crecida amenaza a los pobladores que están en sus viviendas de madera terciada y chapas, al costado de esta vía de tierra.

Antonia Oviedo, madre soltera de cuatro hijos, uno de ellos de tan solo un año de edad, dijo que en cualquier momento su casa quedará de nuevo en el agua, por lo que “ya se torna urgente salir de nuevo de este lugar”.

Resaltó que al igual que las demás familias que están en ese sitio asunceno, no tienen otra opción que salir a algún lugar de la avenida Artigas para reubicarse, escapando de la crecida que aumenta de manera progresiva.

“Es muy difícil todo lo que nos pasa. A esto se suma que los alimentos que nos dan son insuficientes. El kit que nos entregan, si uno tiene una familia numerosa, solo te dura 8 días. Después ya no te dan más y nuestros hijos ya tienen hambre”, se lamentó.

En similar estado se encuentran las personas que se colocaron en ciertos puntos de la calle Antequera, en la zona de Santa Ana. La inundación ya alcanza a las humildes casitas que están en pequeños terrenos o en las veredas, lo que hace que tengan que buscar otros lugares.

También en todo ese punto capitalino escasean o ya no se tiene disponibilidad de sitios para reubicación, atendiendo que toda la avenida 21ª Proyectada está colapsada de familias damnificadas.

La Junta Municipal había pedido a la Intendencia solicitar la apertura de cuarteles de las Fuerzas Armadas para ingresar damnificados, pero a la fecha tal paso no fue materializado por las autoridades.

Fuente: Ultima Hora