Los hermanos unidos en la función pública

Por Juan Carlos Lezcano F.

Además de los lujos de su vida como legislador, el siempre polémico diputado liberal Carlos Portillo también tiene cuatro hermanos empotrados en diferentes instituciones. Mantener este clan le cuesta al Estado unos G. 55 millones al mes.

Carlos Portillo, diputado liberal de Alto Paraná.

Carlos Portillo, diputado liberal de Alto Paraná. / ABC Color

Cuatro hermanos del diputado liberal por Alto Paraná Carlos Antonio Portillofiguran en las nóminas de funcionarios de diferentes entidades públicas, de acuerdo a datos enviados por ciudadanos a través del “Buscador del pueblo”.

Una de ellas, María Esther, figura en la lista de funcionarios paraguayos de la Entidad Binacional Itaipú. De acuerdo a ese documento, la hermana del legislador liberal ocupa el cargo de abogada júnior y recibe el salario nada despreciable de G. 13.972.064.

Otra hermana, de nombre Celia, acompaña al diputado en su labor legislativa, pues figura como funcionaria de la Cámara Baja del Poder Legislativo, con el cargo de profesional (I) por el cual recibe un salario deG. 3.661.600.

Por su parte, Pablo Alberto Portillo Verón figura en la larga lista de funcionarios del Poder Judicial, donde percibe un sueldo de G. 3.568.450 por el puesto de asistente jurisdiccional.

La lista de hermanos se completa con Rubén Portillo Verón; quien es funcionario de la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap S.A.). De acuerdo a la nómina de la estatal, el hombre ocupa el cargo de auxiliar de Servicios Generales y percibe mensualmente G. 4.060.364.

A todo lo que reciben sus hermanos por parte del Estado, hay que agregar que el diputado cobra mensualmente un salario de G. 29.759.872.

Mensualmente, la familia del diputado liberal por el Alto Paraná le cuesta al Estado paraguayo un total de G. 55.022.350. La suma asciende a un total de G. 660.268.200 anuales.

A todo ello habría que agregarle que el diputado Portillo es uno de los que más viajes realizaron entre los componentes del Cámara Baja. Entre julio del año pasado y junio último, el legislador presentó pedidos para realizar viajes al exterior en seis oportunidades y fue el segundo diputado que más dinero recibió en concepto de viáticos, con un total de G. 60.111.600.

Semanas atrás, una investigación de ABC Color reveló que uno de esos viajes -que tenía como destino Las Vegas, Estados Unidos- en realidad nunca fue realizado y que, pese a ello, Portillo recibió el dinero del viático. Presionado ante las publicaciones periodísticas, el altoparanaense terminó devolviendo el dinero pero no sin entrar antes en sus habituales contradicciones al afirmar que en realidad él “nunca dijo” que había viajado a tierras estadounidenses, pese a que lo había afirmado apenas días antes.

Carlos Antonio Portillo Verón se ha convertido en los últimos meses en uno de los hombres polémicos de la política paraguaya. Saltó a la “fama” debido a un viaje que realizó en marzo pasado para participar de un congreso de comunicación política en que se trataron temas como “seducción del electorado” y demás.

Ante las masivas interpelaciones ciudadanas, al político liberal no se le ocurrió mejor forma de responder que recurriendo incluso a la agresión a través de sus mensajes y haciendo gala de sus siete títulos universitarios, de los cuales varios fueron cayendo con el correr de los días cuando las universidades en las que dijo haber estudiado afirmaron o bien que no había terminado la carrera o que en realidad la carrera ni siquiera existía en las citadas casas de estudio.

juan.lezcano@abc.com.py – @juankilezcano