Triunfo y tranquilidad para la revancha

Con goles de Óscar Romero y Julio dos Santos y una gran actuación de Diego Barreto, Cerro Porteño rescató un importante triunfo de 2-0 ante Rentistas en Uruguay, por la primera fase de la Copa Sudamericana y espera con tranquilidad el juego de revancha.

El triunfo azulgrana se valora se un triunfo de visitante, pero el equipo de Francisco Arce dejó nuevamente dudas en su rendimiento ante un discreto rival, que lo hizo sufrir en varios pasajes del juego. El Ciclón no generó mucho en ataque, pero tuvo la virtud de ser muy efectivo en sus ataques.

El equipo charrúa probó mucho en los primeros minutos con remates de media distancia, especialmente a través de su hombre de creación, David Terans, quien fue la manija del cuadro rojo.

Cerro tuvo la gran virtud de anotar en su primera llegada, que ni parecía tener peligro. Tras un lateral de Julio dos Santos, el delantero José Ortigoza aguantó la pelota en el área y de espaldas realizó un pase en el corazón del área rival, donde Óscar Romero definió con la pierna menos hábil, la derecha, pero la pelota se metió a un costado del portero Perdomo.

Minutos después, Rentistas casi llegó al empate con un nuevo remate de Terans, que fue detenido por Diego Barreto, quien debió extremar recursos para mandar la pelota al córner.

En la complementaria, Cerro se quedó totalmente y el equipo uruguayo se agrandó a pesar de no tener demasiadas variantes. Al minuto 50, el mediocampista Hugo Dorrego sacó un derechazo desde fuera del área y Diego Barreto tuvo que aparecer para despejar el baló al córner. Momento después, el mismo Torrego volvió a ensayar otro remate, esta vez nada pudo hacer el arquero azulgrana, pero el travesaño salvó al equipo paraguayo.

Para coronar su inspirada jornada Diego Barreto salvó nuevamente al Ciclón en dos oportunidades sobre los minutos finales. Primera sacó a córner un cabezazo bien direccionado de Anderson Silva y posteriormente evitó un gol casi inminente al detener un remate en el área del delantero local Guillermo Maidana.

El equipo de “Chiqui” Arce no podía salir de su campo y las veces que hizo, el hombre que llevaba el balón no tenía un acompañamiento necesario para dañar a la defensa uruguaya. La más clara la tuvo Rodolfo Gamarra en el minuto 84 cuando enganchó en las “narices” del portero rival, epro definió mal de zurda.

Cuando el partido parecía irse con la ventaja míni26ma, el interminable Carlos Bonet protagonizó una de sus corridas características y tras un pase al medio, el hombre hstórico zulgrana, Julio dos Santos sentenció el juego con 2-0, que no define la serie, pero da mucha tranquilidad para el juego de revancha, a disputarse el próximo martes 26 de agosto en la “Olla” Monumental.