Olimpia cae ante el vice de la Libertadores

Se dice que en el fútbol las revanchas llegan más rápidas de lo esperado. Aunque tal vez no tenga el mismo sabor, Nacional le ganó 1-0 a Olimpia y olvida en algo la dolorosa derrota en la final de la Copa Libertadores.

Silvio Torales intenta cubrir el balón ante la llegada del franjeado José Montiel. / Claudio Ocampo, ABC Color

Aunque el resultado fue mínimo, la diferencia en cuanto a equipo es muy notoria. Nacional  juega prácticamente de manera mecanizada, mientras que el franjeado depende mucho de alguna genialidad de Juan Manuel Salgueiro.

El equipo de Diego Alonso perdió velocidad y sopresa con la sorpresiva nominación del juvenil Carlos Guerreño al banco de suplentes. José Montiel aporta calidad y claridad, pero no desequilibra como lo hace el juvenil franjeado en juegos anteriores.

A pesar del cansancio físico y moral que acumulaba tras la final copera, el tricolor mostró mucha personalidad y entereza para frenar al que venía siendo uno de los líderes del torneo.

Si bien el primer tiempo tuvo un trámite bastante entretenido, no hubo demasiadas opciones de gol. Nacional controló el juego el medio, donde arrasó con los tímidos volantes franjeados, que perdieron en la mayoría de los rebotes provenientes de ambos lados.

En el segundo tiempo, Olimpia inició mejor. Al minuto, Salgueiro ensayó un remate que terminó en las manos de Ignacio don, sobrio y atento como de costumbre.

A los 61′, un tiro libre de Marcos Riveros peinado por Silvio Torales activó la primera alarma, que fue descativada por Víctor Centurión. Tres minutos después, Hugo Lusardi, con su primer contacto con el balón ejectutó un tiro esquina al corazón del área franjeada, donde encontró un frentazo de Fredy Bareiro que se metió al fondo del arco franjeado. El 1-0 era justo en ese entonces.

A partir de ahí, la Academia enfrió el juego, hizo circular el balón y por momentos consiguió la desesperación de Olimpia, que en ese entonces ya tenía a cuatro delanteros, pues Diego Alonso mandó al campo de juego a Carlos Acuña y el joven Walter González, quienes tampoco reforzar la tarea de Ovelar y Salgueiro; el decano no tenía el balón y las llegadas era de pelotas largas, fáciles de despejar por los zagueros rivales.

La oportunidad más clara y que pudo convertirse en el empate fue un derechazo de Juan Salgueiro a seis minutos del final. El remate del uruguayo se desvío en un rival y pasó a centímetros del palo derecho de Ignacio Don.

Con el triunfo de Nacional sobre Olimpia, el gran beneficiado es Guaraní, que queda como único líder del Clausura con 10 puntos. La Academia suma 6 unidades, mientras que el decano queda con 7.