Descubren que hasta universidades e institutos clandestinos dan títulos

Descubren que hasta universidades  e   institutos clandestinos dan títulos

A la hora de registrar documentos, el Viceministerio de Educación Superior detectó varias irregularidades tales como tesis con un mismo tema presentado por varios alumnos e instituciones sin ubicación aparente.

El Viceministerio de Educación Superior registra numerosas irregularidades en el proceso de registro de títulos.  Se dan casos en los que en un  paquete con certificados de estudios de una institución aparecen tesis de todos los alumnos con un mismo título.

Gerardo Gómez, el viceministro de Educación Superior cuenta que hay universidades e institutos que presentan documentaciones traídas de los pelos, lo que evidencia que se venían registrando los títulos sin tener en cuenta las leyes.

Al percatarse de las irregularidades, el Viceministerio de Educación Superior que tiene como tarea el registro de títulos, devuelve los expedientes con inconvenientes y traslada la denuncia al Consejo Nacional de Educación Superior (Cones) para el estudio de los casos.

Estas irregularidades que saltan a la vista cuando se presentan las documentaciones para la rubricación del MEC se dan tanto en institutos superiores, como también en universidades.

El justificativo más común que alegan los institutos superiores y las universidades en estos casos es: fue un error de secretaría.

La peor parte es padecida por los estudiantes que gestionan sus documentaciones y están en un constante vaivén entre el centro educativo superior y la oficina del MEC.

En vista de estas irregularidades y el desorden en el nivel terciario, el Consejo Nacional de Educación Superior, que es el órgano que regula las instituciones de tercer nivel, inició un catastro de las carreras que imparten estas instituciones educativas.

“Las denuncias son evidentes, uno ve una universidad ofertando carreras detrás de una cortina de metal, en un shopping, en un garaje o un instituto que no tiene la infraestructura”, alerta Gómez.

Ante el descontrol en el ámbito de la educación superior y la falta de conocimiento sobre las carreras impartidas por los centros de enseñanza y los lugares donde se estaban ofertando, motivó al Cones a emprender un catastro de carreras.

Catastro. En la actualidad, el catastro de carreras es obligatorio y constituye una de las principales medidas adoptadas por el Cones. Hasta el momento, han remitido todos sus datos las universidades, pero no así los institutos de educación superior.

El viceministro comenta que en algunos casos no se encontraron las ubicaciones físicas de los institutos como el caso del Instituto Arcoiris y el Instituto Santo Tomás. “Me llama la atención que no podamos encontrar ni su ubicación, pero envían títulos. Ahí pasa algo. Todo esto estamos tratando de investigar por nuestros propios medios”, informa el miembro del Cones.

Las universidades que imparten carreras sin contar con la habilitación del Consejo Nacional de Educación Superior deben solicitar este requisito para seguir otorgando títulos a sus estudiantes. La intención del catastro es justamente saber cuántas carreras habilitadas hay porque no se sabe a ciencia cierta.

“No son muchas todavía las que solicitan habilitación”, dice el viceministro. Si estas instituciones no tienen sus carreras habilitadas, los títulos que sean otorgados no serán reconocidos. “Lo lamento mucho por los alumnos que están en esa situación”, subraya Gómez al comentar que han sido rechazados muchos títulos cuyas carreras no han sido habilitadas. “Es un fraude lo que hacen”, acotó.