Auge de llamadas extorsivas

El marido de la ministra Anticorrupción, Soledad Quiñónez, recibió la llamada de una persona que decía tener secuestrado a su hijo y le exigía un monto de dinero para no matarlo.

Soledad Quiñonez, su esposo y su hermana, la fiscala Sandra Quiñónez.

Soledad Quiñonez, su esposo y su hermana, la fiscala Sandra Quiñónez. / Archivo, ABC Color

En horas de la tarde de ayer, Humberto Parisi recibió una llamada de una criatura que le habló y le dijo: “Papi”, a lo que el hombre preguntó si pasaba algo. “Era la misma voz de mi hijo; la criatura llora y dice: ‘Me duele, papi’. En ese momento otra persona tomó el teléfono y dijo: ‘Si le querés ver bien, entonces tenés que hacer lo que yo te diga'”, relata el padre, quien le contestó al desconocido: “Mi hijo está bien, se encuentra en el colegio”. A su vez,  la persona que realizó la llamada respondió:  “Parece que no me entendés en castellano, te hablo en guaraní; quiero G. 1 millón y medio para que tu hijo esté bien o si no tendrás el cadáver de tu hijo”, según la denuncia a la que tuvo acceso ABC Color.

Según los informes preliminares, la llamada provendría de la cárcel de San Pedro, pero se está investigando el hecho. La hermana de la ministra, la fiscala Sandra Quiñónez, lleva años trabajando contra el grupo criminal EPP, es por ello que se están tomando todos los recaudos necesarios.

El descontrol de las llamadas desde las diferentes penitenciarías del país arroja cientos de víctimas de diferentes estratos sociales. El método más común y utilizado es hacerse pasar por miembros del EPP o del Primer Comando Capital (PCC), exigiendo desde montos pequeños hasta cifras que llegan a los US$ 5.000, buscando cerrar rápidamente la negociación. De esta manera, se deja sin chance a las víctimas para recurrir a alguna instancia y se las obligar a pagar rápidamente.

Otra modalidad es llamar a las personas haciéndose pasar por familiar o algún amigo, pidiendo dinero prestado, que luego debe enviarse por giros.  Otro método muy conocido de estafa son las promociones que simulan vínculos con firmas conocidas como Mocipar: la víctima recibe un mensaje de texto en que le informan que ganó un auto y le piden enviar dinero como condición previa para recibir el premio.

COMUNICADO DE LA POLICÍA NACIONAL

“Se comunica a la ciudadanía en general que se están realizando llamadas telefónicas de personas que se identifican como agentes del EPP (Ejército del Pueblo Paraguayo). Se exige a la víctima sumas de dinero a través de giros para no ser víctima de supuestos secuestros.

Modus operandi: los supuestos secuestradores mencionan a seres queridos del afectado, (hijos, esposo/a, madre o padre), dando como referencia el nombre de la supuesta víctima, domicilio particular y lugares donde asiste con frecuencia. Tales fundamentos son falsos. La Policía Nacional ruega que al encontrarse ante esta situación, se llame al 911 o a la comisaría más cercana para denunciar el hecho y proveer el número de cual se recibió la llamada”.