Jurado tiene “encajonadas” más de 600 denuncias contra magistrados

abc-logo

El Jurado de Enjuiciamiento tiene sin resolver unas 600 denuncias contra magistrados. La alta morosidad había sido reconocida por su propio presidente, el abogado Adrián Salas, quien prometió acelerar la definición de los procesos. Esta situación evidencia que el órgano juzgador utiliza las denuncias para presionar a los jueces.

Hay denuncias de 2008 que aún no fueron resueltas, según los datos obtenidos por nuestro diario en el órgano juzgador.

Por otro lado, hace dos semanas, el Jurado enjuició al fiscal Roberto Velázquez, con base en una denuncia que fue presentada en el año 2009. Este es un ejemplo claro de la alta morosidad del Jurado, que genera la queja de los magistrados y agentes del Ministerio Público.

La mora no hace sino fortalecer las sospechas de que, en muchos casos, el Jurado se usa para presionar y hasta extorsionar a los magistrados, para que dicten su fallo de acuerdo a los intereses de algunos miembros del órgano juzgador, de sus amigos o de los políticos.

A nadie escapa que el Jurado está altamente politizado, ya que está integrado por dos senadores y dos diputados, que en la mayoría de los enjuiciamientos reciben recomendaciones de algún colega para apercibir, destituir o remover a jueces y fiscales denunciados.

El referido órgano constitucional, al igual que el Consejo de la Magistratura, es clave para mejorar la administración de justicia.

“Queremos dinamizar el proceso de enjuiciamiento, en el Jurado tenemos pendientes aproximadamente 600 expedientes y la mora sabemos que es un drama, porque, por un lado, de pronto se producen impunidades y, por el otro, también los magistrados que son enjuiciados injustamente no tienen la tranquilidad para seguir trabajando”, explicó el titular del Jurado Adrián Salas.

Se espera que Salas cumpla con su promesa.

Hace dos semanas, la Corte Suprema resolvió confirmar en el cargo de jueza de Ciudad del Este a Graciela Flores, pese a tener cinco denuncias ante el Jurado.

La máxima instancia, por otro lado, ascendió a camarista de Pilar al juez José Insfrán, quien también tiene denuncias en su contra.

La confirmación o el ascenso de magistrados que habrían actuado irregularmente es responsabilidad del Jurado y de la Corte.

El órgano juzgador presidido por Salas está integrado por los senadores Oscar González Daher y Adolfo Ferreiro; los diputados Óscar Tuma y Jorge Ávalos Mariño; los ministros de la Corte, Raúl Torres Kirmser, y Gladys Bareiro y Enrique Riera, por el Consejo de la Magistratura.