EBY pagó en julio más de G. 102 millones por “guardia pasiva”

EBY pagó en julio más de G. 102 millones por “guardia pasiva”

Bonificaciones. Las binacionales tienen su diccionario aparte para pagar gratificaciones.

Además de las horas extras, la guardia pasiva es un beneficio que está pagando Yacyretá a 63 funcionarios, concepto por el cual destinó G. 102.405.445. Es una bonificación que se suma a la ya cargada lista.

Las entidades binacionales tienen un diccionario aparte a la hora de crear conceptos para las bonificaciones y en la mayoría de los casos, los términos son adoptados de los países vecinos (Brasil para Itaipú y Argentina para Yacyretá).

En el caso de la EBY, se reconoce al personal en guardia pasiva al que se encuentra fuera de su lugar y horario de trabajo normal, a disposición de la Entidad para atender con celeridad las necesidades eventuales del servicio, según explica el reglamento de personal, en su capítulo V.

Agrega que el tiempo de disponibilidad horaria comenzará con la finalización de la jornada del último día hábil de la semana, y se extenderá hasta el inicio de la primera jornada laboral de la siguiente semana, los días feriados y no laborables.

La remuneración adicional establecida para estas guardias será el equivalente a 1 (una) hora normal por cada 6 (seis) horas de guardia pasiva. Gozan de este beneficio, los 63 funcionarios del departamento técnico (ver infografía).

Sin embargo, de acuerdo con fuentes consultadas, no todos los funcionarios que reciben este beneficio son del departamento técnico y no deberían recibir el pago. Comentaron que en Asunción hay dos funcionarios que reciben la ratificación por este concepto y no son guardias de seguridad, ni técnicos, sino empleados de bienestar del personal (salud). La guardia pasiva representaría una erogación para la EBY de más de G. 1.200 millones al año.

PAGAN IRP. En otro orden de cosas, los altos sueldos, que se ganan en las binacionales obligan a la mayoría de los funcionarios (principalmente, los altos ejecutivos) a tributar el impuesto a la renta personal (IRP). En ese sentido, el doctor Marcos Caballero Girett, asesor jurídico del Consejo de Administración de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), explicó que todos aquellos empleados que estén dentro del rango de salarios que pagan IRP, es decir, los que perciben G. 159 millones y más por año (mínimo no imponible), están inscriptos y pagando el tributo por cuenta propia. Caballero Girett se puso como ejemplo a sí mismo.

De esta forma, el abogado desmintió que Yacyretá esté absorbiendo este pago y tributando en favor de sus funcionarios paraguayos.

Explicó que la EBY sí hizo un pedido a la Subsecretaría de Estado de Tributación hace dos años, cuando el director paraguayo era Enrique Cáceres Rojas, para que se permita a la EBY pagar el IRP, pero las solicitudes fueron rechazadas.

Cáceres también confirmó que cuando era director todos los funcionarios pagaban el impuesto, de sus salarios, incluido él mismo. Esto se mantuvo hasta que salió y según sus averiguaciones, la situación continúa igual.

Resulta que en el lado argentino, con base a una resolución de 1976, Yacyretá se hace cargo de abonar el tributo sobre las remuneraciones de sus funcionarios. Por principio de isonomía (igualdad), que establece el Tratado, los trabajadores exigieron el mismo trato en Paraguay.