Sobreendeudamiento: 6 de cada 10 trabajadores sufre de estrés financiero.

LA FALTA DE CULTURA DEL AHORRO ES UNA DE LAS PRINCIPALES CAUSAS

En Paraguay existe una cultura de ser hábiles para generar ingresos, sin em­bargo, no para manejarlos correctamente y esa es una de las causas por las que se genera el sobreen­deudamiento. Al menos 6 de cada 10 trabajadores pa­raguayos sufre de estrés fi­nanciero por causa de este problema, según Superar­te, consultora financiera.

PROBLEMA CULTURAL

La economista Adriana Bock, directora de Supe­rarte, explicó que en gene­ral, los paraguayos somos muy hábiles para hacer dinero, aunque no siempre para manejarlo de manera sostenible, por lo que la problemática del sobreen­deudamiento es un tema cultural.

“Además, como que no está bien visto que una persona mida gastos o busque ahorrar, y si lo hiciera podría ser catalo­gado como ‘jopy’ o tacaño. Con esta mentalidad como raíz, más el auge de la so­ciedad de consumo, las fa­cilidades de acceso a cré­ditos, y la nula educación financiera, se generan las condiciones para que gran parte de nuestra pobla­ción esté sobreendeuda­da. Según los datos que se manejan en Superarte, al menos 6 de cada 10 traba­jadores, tanto del sector público como del privado, sufre de stress financiero por causa del sobreendeu­damiento”, manifestó.

CONCIENCIA

A su vez, la Lic. Daisy Abente, directora de Su­perarte, explicó que la principal causa de estar sobreendeudado es la falta de conciencia de la propia situación financiera per­sonal.

“El estar sobreendeudado acarrea un estrés finan­ciero y carga emocional negativa, el impacto se da en la propia persona y su entorno más inmedia­to. Necesitamos entender nuestros comportamien­tos; así como aprender a vivir tranquilos y seguros desde lo financiero. Los síntomas de alarma del sobreendeudamiento son: llamadas reiteradas de los acreedores, ausencias reiteradas al trabajo, poca concentración, preocu­pación en exceso, irrita­bilidad, dificultades en el sueño y la alimentación, entre otros”, indicó.

COHERENCIA

Para administrar correc­tamente el dinero, se ne­cesita de un presupuesto. Según explicó Bock, el ingreso debe ser distribui­do entre costos de vida (necesidades y obligacio­nes), el ahorro (fondo para imprevistos o inversiones) y el estilo de vida (deseos, gustos).

“Las deudas constituyen obligaciones, por lo tanto, se debe evitar la sobre­carga de cuotas, pues esta disminuye la capacidad del ingreso para solventar las demás necesidades y al mismo tiempo ahorrar, llevando las finanzas per­sonales a una situación vulnerable y al deterio­ro de la calidad de vida”, afirmó.

PRIORIDADES

En ese sentido, la Lic. Abente añadió que implica también tener en claro las necesidades y prioridades personales y familiares. “Administrar bien el di­nero conlleva acciones persistentes y coherentes con las propias eleccio­nes, por lo que trabajar en los hábitos financieros es fundamental”, señaló.

Para que exista coheren­cia entre la administra­ción de los ingresos y la ejecución de los gastos, Bock mencionó que el pre­supuesto debe ser realista.

“De nada sirve engañar­se a la hora de elaborarlo, pues luego simplemente no se cumplirá. Por otra parte, a veces se necesita limitar ciertos gastos que constituyen hábitos muy arraigados en la perso­na o familia, por lo tanto se requiere de tiempo y perseverancia para lograr controlarlos. Lograr que el presupuesto y la ejecución de gastos coincidan puede llevar al menos 3 meses de práctica constante”, su­brayó.

CURSO

A fin de ofrecer herra­mientas concretas que impacten en un mejor manejo de sus ingresos, la organización Superarte dictará el curso “Domi­nando mis finanzas”, que inicia el sábado 15 de julio

Fuente: 5Dias