Dalí será exhumado por demanda de paternidad

Lo ordenó un juez tras el pedido de una pitonisa

(ANSA) – MADRID, 26 JUN – El cuerpo del pintor Salvador Dalí, fallecido en 1989, será exhumado por una demanda de paternidad presentada por una pitonisa que quiere ser reconocida como hija del genio surrealista.

Así lo determinó hoy un juez de Madrid, que pidió al médico forense adscrito al juzgado de Figueres (Gerona), donde está enterrado el artista, en el Teatro-Museo Dalí, que extraiga muestras del cadáver. El juez señaló en el auto difundido hoy que al “no existir restos biológicos ni objetos personales sobre los cuales practicar la prueba por el Instituto nacional de toxicología” es “necesaria la prueba biológica de investigación de la paternidad”.

Pilar Abel, nacida en Figueres en 1956 y que trabajó echando las cartas durante ocho años en un programa de Televisión de Girona, lleva luchando desde 2007 en los tribunales para que se le reconozca su presunto parentesco.

Aún no hay fecha para la exhumación de Dalí, que podría ser en julio, según el abogado de Abel, Enrique Blánquez.

Abel se ha sometido ya a dos pruebas de paternidad pero no ha logrado que le sean entregados los resultados. La primera prueba se la hizo en 2007 con restos de piel y cabellos del pintor que se quedaron pegados en una máscara de yeso que se hizo de Dalí poco después de morir. La segunda se la hizo ese mismo año en París, en el despacho de Robert Descharnes, colaborador y biógrafo de Dalí, que conservaba material genético del artista.

Abel presentó en 2015 una demanda de paternidad contra el Estado español y contra la Fundación Gala Dalí, por su condición de herederos legales del pintor.

La madre de Pilar, Antonia Martínez de Haro, habría conocido a Dalí cuando ella tenía 25 años en Cadaqués, donde ella trabajaba como empleada de una familia.

Dalí y su pareja, Gala, se establecieron en Cadaqués en los años 50.

Pilar asegura que su madre y el pintor “vivieron un amor clandestino. Cuando ella se supo encinta, Antonia buscó marido en un chico de 29 años, Juan, que le dio sus apellidos a la recién nacida”.

La primera vez que Pilar escuchó que era hija de Dalí fue en boca de su abuela paterna, que le acusaba de ser “rara como su padre” (en referencia a Salvador Dalí) y le decía: “Sé que no eres hija de mi hijo, que lo eres de un gran pintor, pero te quiero igual”, según el relato de la demandante.

La madre de Pilar, según ella, también le dijo en varias ocasiones que su padre era Salvador Dalí. Si se demuestra que Pilar Abel es hija del pintor, le correspondería un 25% de la herencia total de Dalí, cuyo valor se desconoce. (ANSA).