El lobo de Wall Street: 8 errores que se comete al querer vender

LO PRIMERO ES ESTAR CONVENCIDO DE QUE SE PUEDE VENDER UN GRAN PRODUCTO

Tras haber cumplido su sentencia de 22 meses en prisión acusado de fraude, Jordan Belfort, muy le­jos de convertirse en una sombra del pasado, renació para ser el “Rockstar” de las conferencias.

El mismo actualmente vive solo de las regalías de sus libros, de la película, de sus conferencias, que da en todo el mundo. Pero no hay duda de que aún tie­ne el toque para dejar a la gente lista para una venta, en el marco de un semina­rio dictado en la ciudad de México señaló como punto principal que la confianza “Puede ser la mierda más grande del mundo, pero des­de el convencimiento puedes vender un gran producto”. La revista Entreprenur citó ocho puntos principales que resaltó el lobo de Wall Street.

TOTAL CERTEZA

El mensaje en el que hizo más énfasis Jordan Belfort durante su semina­rio fue que el más grande error que comete la gente es que piensan que las ven­tas se supeditan solamente a productos y servicios. “No importa lo que hagas, si eres maestro, abogado o padre. Las ventas tienen que ver con las emociones y cómo las transformas”.

Asegura que la venta de un producto, idea, razón, o sentimiento sea exitosa, es necesario el convenci­miento de lo que se vende y transmite con los pensa­mientos y emociones.

NO IR A LA ACCIÓN

¿Qué distingue a la gente rica de la que no lo es? Que los primeros to­man acciones. “Todos us­tedes tienen ideas maravi­llosas que necesitan salir. Pero la gente exitosa es la que toma acciones”, dijo Jordan a sus fans, muchos estudiantes, jóvenes co­rredores de Bolsa o señores quedaron seducidos por el estilo del lobo, el cual hizo que todos se pusieran de pie y repitieran con él ¡Soy una persona de acción!

Animo a todos que cuando encuentren dinero, no de­jen pasar la oportunidad.

LA FALTA DE ES­TRATEGIA

El gurú de los brokers pidió a los presentes que llevaran a cabo el siguiente ejercicio, el cual consiste en sentarse a oscuras en la sala, cerrar los ojos e ima­ginar un gran cheque de 500.000 dólares. Después, pensar en lo que se tiene que hacer para tener ese cheque en sus manos y ge­nerar una estrategia.

“La estrategia es el inicio de la persuasión”, y para tener la estrategia se puede obtener ayuda de cualquier lado, hasta de expertos para encontrar el mejor modelo. El cliente puede tener interés en el produc­to, pero si no hay estra­tegia, acción y certeza, la venta se esfuma”, afirma Belfort.

TENER CREENCIAS

“Hasta puedes creer en el maldito Santa Clos”, asegura Belfort. Pero hay cúmulos de afirma­ciones relacionadas con el dinero que pueden impedir alcanzar lo que te mereces y mencionó cinco: Si me vuelvo rico, seré codicioso, no soy un emprendedor material, las ventas son el mal, tengo que sacrificar todo por el trabajo duro, todo me pasa a mí.

El lobo puntualizó: “Pue­des culpar al Gobierno, a la economía, a tu familia. Pero la historia que tienes sobre ti es lo que te detiene para conseguir lo que quieres”.

FALTA DE VISIÓN

Belfort en un momen­to comienza a hablar sobre los 22 meses que pasó en prisión por hacer dinero con acciones fraudulentas. Comentó que en las noches cerraba sus ojos y se ima­ginaba a sus dos hijos y se decía a sí mismo: “Tengo que salir de aquí para de­mostrarles a mis hijos que su padre no es un perdedor”.

La visión no se trata solo sobre los objetivos, sino del futuro. El secreto de Belfort para permanecer positivo, según él, es tener el enfoque y visión adecuada.

NO CONOCER LAS REGLAS

El Lobo de Wall Street dice que el mundo está dividido en dualidades: arriba, abajo; cerca, lejos; debajo, encima; sí y no. Y el mundo se divide en el interior y en el exterior.

Afuera también se cometen muchos errores. Uno de los más comunes es desconocer las reglas del juego. “Si no conoces las reglas de los ne­gocios, no harás dinero”.

MARKETING

Para vender hay que encontrar a los prospectos correctos de compradores. Y el marketing se trata de en­contrar a la gente correcta.

Trajo a alusión a la película, cuando “Jordan” les dice a los empleados cuáles son los clientes potenciales, quiénes pueden comprar las accio­nes de compañías que jamás habían oído hablar, pero con algo de insistencia y con­vencimiento, lograban una orden de compra.

8NO HACER QUE TU DINERO TRABAJE POR TI

Hacer dinero es muy fácil, insiste Belfort. Pero uno de los errores más comunes que comete la gente es que no hacen que el dinero tra­baje para ellos. “Si lo logras, será fácil hacer dinero”.