Trump habla de dialogo con Kim, mintras dialoga con Putin

Donald Trump en un martes de distensión geopolítica. Analistas sorprendidos. (foto: ANSA)
Por Anna Lisa Rapaná

Presidente dijo que podría reunirse con el líder norcoreano

(ANSA) – WASHINGTON, 2 MAY – El presidente estadounidense Donald Trump dijo hoy que estaría “honrado” si pudiera reunirse con el líder norcoreano, Kim Jong-un, al tiempo que entabló un diálogo telefónico con el jefe del Kremlin, Vladimir Putín.

    El mensaje referido a Pyongyang es otro de los sobresaltos con los que el republicano comienza a habituar a Estados Unidos y el mundo.
Trump se comunicó con Putin en la primera llamada telefónica que tiene lugar tras las tensiones con Moscú que siguieron al ataque aéreo de Estados Unidos en Siria, contra las fuerzas leales a Bashar al Assad. El mandatario estadounidense confirmó su apertura hacia Kim en una entrevista brindada a Bloomberg, aunque no precisó detalles sobre las circunstancias que podrían derivar en un encuentro cara a cara con el líder norcoreano.
La Casa Blanca informó hoy sobre el diálogo telefónico entre Trump y Putin en el que hablaron de la situación siria y subrayó que ambos líderes acordaron que “el sufrimiento en Siria aumenta y que todas las partes deben hacer todo lo posible para poner fin a la violencia”.
Además, explicó que los mandatarios hablaron de “zonas seguras o de reducción progresiva del conflicto para alcanzar una paz duradera por motivos humanitarios y muchas otras razones” y confirmó que Washington enviará un representante a los coloquios sobre el cese del fuego que tendrán lugar en Astana, Kazajstán, el 3 y 4 de mayo próximos. Los presidentes hablaron también de “cómo resolver lo mejor posible la peligrosa situación en Corea del Norte”.
Por su parte, el Kremlin informó que “Putin y Trump acordaron nuevos contactos telefónicos y están considerando mantener un encuentro bilateral al margen de la cumbre del G20, que tendrá lugar en Hamburgo el 7 y 8 de julio” y subrayó que el diálogo entre ambos mandatarios “se dio en una atmósfera activa y constructiva”. En el mismo sentido se expresó la Casa Blanca, que habló de una “conversación muy buena”. Con respecto a Corea del Norte, se supo que solo algunas semanas atrás Trump, decidido a contrarrestar la amenaza de ese país, había excluido contactos directos con Pyongyang. Luego se profundizó la crisis, la tensión se disparó y el republicano, si bien se mostró calmo, no ocultó que contó con el apoyo del presidente chino, Xi Jinping, a quien recibió en Mar a Lago, para contener a Kim. Justamente la misma China que ahora, invocando las relaciones directas entre Washington y Pyongyang, se irrita por el sistema de defensa antimisiles de Estados Unidos en Corea del Sur -en funcionamiento, anunció Seúl- del que pide se detenga su despliegue. En tanto, Pyongyang no deja lugar a dudas y, acusada de provocación, endilga la misma acusación a los “imperialistas estadounidenses” quienes proceden “de modo desconsiderado hacia una guerra nuclear en la península coreana” ya que permitieron que “bombarderos estratégicos B-1B sobrevolaran objetivos principales de Corea del Norte”, según refirió la agencia estatal KCNA.
La fuente agregó que “el ejército norcoreano está observando atentamente los movimientos militares de los imperialistas estadounidenses y está listo para reaccionar de cualquier manera”. En este contexto, la última “salida” de Trump suscita preocupación. Para el senador republicano John McCain las palabras con las cuales Trump parece elogiar a Kim “son inquietantes y muy alarmantes”.
Sostuvo que se trata de afirmaciones que “debilitan la autoridad moral de Estados Unidos y del mundo” y que “empujan al país fuera de los carriles que lo convirtieron en una superpotencia”. Si bien el acercamiento de Trump a Pyongyang resulta sorprendente, los analistas políticos miran más allá: el New York Times subrayó hoy los “riesgos” de tal apertura.
Y en referencia al anunciado encuentro del mandatario estadounidense con su par filipino, Rodrigo Duterte, el diario habló de “diplomacia improvisada” por parte de la Casa Blanca. La misma fuente recordó que ningún presidente estadounidense en ejercicio jamás se reunió con un líder norcoreano desde que estaba en el poder el abuelo de Kim, Kim Il-sung, quien tras la guerra de Corea instauró un régimen estalinista. También la cadena de televisión CNN se refirió a la de Trump como una “mala idea”, mientras otros analistas no dejan de poner en evidencia la irritación y la desorientación de Corea del Sur frente a la conducta vacilante del presidente estadounidense.