Ingreso promedio de los paraguayos llega a solo G. 1.258.000 por mes

La publicación de las remuneraciones que perciben los funcionarios públicos revela la gran desigualdad que existe en materia de ingresos, brecha que viene aumentando con el correr de los años para crear una casta de privilegiados en un país con elevado índice de pobreza y falta de infraestructura para encaminarse hacia el desarrollo económico.

Fuente ABC COLOR

Mientras el ingreso medio per cápita del año 2013 a nivel nacional es cercano a los 1.258.000 guaraníes, los funcionarios públicos ya en 2012 tenían un promedio salarial mensual de 3,8 millones de guaraníes.

La diferencia es aún mayor cuando se contrasta con el 10% más pobre de la población del país, cuyo ingreso promedio mensual per cápita es cercano a los 183.000 guaraníes.

De acuerdo a los datos oficiales al año 2012, los salarios públicos pagados con los impuestos que abona toda la ciudadanía van desde más de 3 millones de guaraníes a más de 12 millones de guaraníes mensuales, dependiendo de la institución en la cual trabajan (ver cuadro ilustrativo).

Los datos sobre el ingreso per cápita forman parte del análisis “Incidencia y Equidad Tributaria en Paraguay: El Caso del IVA”, realizado por Walter Zárate, para la Plataforma Paraguay Debate, basados en datos de la Dirección de Censos. En tanto, los sueldos en la administración pública surgen de los datos oficiales.

Crece y crece

La repartija en bonificaciones y gratificaciones hizo que el gasto presupuestado (remuneraciones básicas, remuneraciones temporales y bonificaciones y gratificaciones) creciera 139% en el lapso comprendido entre 2008 y 2013.

Según los datos, en 2008 el presupuesto asignado representaba 4,2 billones de guaraníes (US$ 971,7 millones al cambio de la víspera), pero para el presupuesto 2013 el monto disparó a 10,1 billones de guaraníes (US$ 2.330,3 millones). En las instituciones públicas se pagan hasta cinco aguinaldos por año, además de otros beneficios como bonificaciones por antigüedad, por servicios especiales, presentismo y hasta por diferencia salarial.

También bonificaciones por gestión administrativa, gestión presupuestaria y responsabilidad en el cargo, en el caso de las autoridades, entre otros.

En la función pública los cargos de funcionarios permanentes (sin contar con contratados) crecieron 15,2% en el lapso de 5 años. En 2008 el presupuesto contaba con 174.356 cargos de funcionarios permanentes y el año pasado llegó a 200.967.

Déficit fiscal

Informes del Ministerio de Hacienda indicaban que el 90% de los ingresos tributarios se destinaban a cubrir los denominados servicios personales (salarios y otros beneficios), por lo que era muy poco lo que quedaba para destinar a la inversión física.

Esta situación obliga al Estado a tener que recurrir cada vez con más frecuencia a endeudamientos para poder hacer frente a las necesidades de infraestructura que requiere el país para encaminarse hacia un desarrollo económico, tales como la emisión de bonos.

De acuerdo a la estimación de la cartera, este año el déficit fiscal (más gastos que ingresos) rondaría 1,7% del PIB (US$ 575 millones), que es mayor al tope de 1,5% establecido en la ley de responsabilidad fiscal. Recién para el año venidero, se calcula que las cifras podrán adecuarse a lo que dispone la citada legislación.

Legislativo mucho más

Los datos sobre el pago de beneficios al personal público revelan que en el Poder Legislativo es donde más aumentos de beneficios lograron los funcionarios en los últimos años.

El promedio salarial en la Cámara de Senadores es de 11,9 millones por mes, mientras que en la Cámara de Diputados el monto llega a G. 10,9 millones.

En ambas instituciones hubo un aumento de 300% en los últimos años.