En 30 años, Paraguay cedió al Brasil a precio regalado la energía de Itaipú

Durante la presentación del libro “Itaipú, crónica de un despojo”, el Gral. (SR) Juan A. Pozzo revela que, desde 1984 hasta hoy, Itaipú produjo 2.168 millones de MWh, de los cuales, Paraguay cedió al Brasil 934 millones de MWh y recibió como compensación apenas US$ 2.335 millones, que representan una media de US$ 2,5 el MWh.

El autor del libro realizó una presentación detallada de los hechos históricos que derivaron en el despojo de Itaipú.

El autor del libro realizó una presentación detallada de los hechos históricos que derivaron en el despojo de Itaipú.

La abusiva asimetría del aprovechamiento hidroeléctrico denominado Itaipú, a favor de una de las partes, es el eje central del nuevo material preparado por el Gral. Pozzo. En ese sentido, afirma que la primera gran asimetría en la binacional se da en el costo de la energía.

El trabajo de investigación revela que, desde 1984 hasta la fecha, Itaipú produjo 2.168 millones de MWh, de los cuales, el Paraguay retiró solamente 150 millones MWh, equivalentes a un 7% y cedió al Brasil 934 millones de MWh. “En todo ese tiempo, Paraguay recibió como compensación US$ 2.335 millones que, divididos por la energía que cedió, nos da que la energía que prácticamente le regalamos al Brasil le costó una media de US$ 2,5 el MWh”, destacó Pozzo, mientras que en el mercado mayorista brasileño la energía está a US$ 85 el MWh.

Recordó además que, de acuerdo con el Tratado de Itaipú, el monto necesario para la compensación formaba parte del costo del servicio de electricidad. “Con este criterio, como la otra Alta Parte Contratante de la binacional, el Paraguay debía autocompensarse”, resaltó. Esto fue modificado en 1986 por una Nota Reversal en la cual se indicaba que el importe correspondiente a la compensación será incluido en la tarifa a ser pagada por la parte que consuma la energía cedida, en este caso, el Tesoro brasileño.

Tras realizar un recorrido por los principales sucesos históricos que derivaron en la firma del Tratado de Itaipú en 1973, el autor destaca entre otros aspectos que en los emprendimientos hidroeléctricos binacionales, el país aprovecha menos del 10 por ciento de lo acordado, abdicando sumisamente su soberanía energética.

Finalmente, el autor del libro envió un mensaje a los funcionarios de las binacionales: “Quiero recordarles que la remuneración por la venta de sus servicios no incluye la venta de sus conciencias como paraguayos”.