Pueblo repudia despilfarro

El repudio a las gratificaciones para un selecto grupo de funcionarios públicos inunda las redes. La ciudadanía reprueba con rabia y también con ironía el festín con dinero público.

Durante el día de hoy trascendió que solo la Cámara de Senadores cuenta con 16 personas que cumplen funciones de ascensoristas con salarios por arriba de los 3 millones de guaraníes. Llamativamente el edificio legislativo no tiene las dimensiones para que requiera contar con tal cantidad de ascensoristas.

A esto se sumó la férrea defensa de los diputados tanto del Partido Colorado como del Liberal a los beneficios de los funcionarios en ambas cámaras del Congreso, alegando que se tratan de derechos adquiridos a lo largo de los años y la nómina de directores sin funciones específicas y que cobran más de G 16.000.000, dinero del contribuyente.

“La mayoría de nuestros Diputados son analfabetos funcionales, experiodistas de chismes, exfuncionarios públicos, extembiguai de algún mandamás de turno etc, etc.- Que van a legislar, si la mayoría ni siquiera sabe hablar y están alineados como velas al patrón de ellos que es Horacio Cartes .- Ellos tienen que enseñar con el ejemplo y si van a recortar los gastos de los funcionarios, ellos deberían empezar a cortar sus gastos de bocaditos, viáticos, pasajes aéreos, combustibles, gratificaciones, bonificaciones, guardaespaldas que ofician de niñeros, caseros, niñeros, jardineros, chóferes, etc, etc.- Deben dejar de utilizar al Estado Paraguayo como agencia de viajes o si no da la sensación que todo esto es un vyrorey ya que se le va a tocar a los peces chicos y no a los peces gordos”,manifestó Arlando Gaona.

Las reacciones no se hicieron esperar ya sea a través de gráficos (memes), como también comentarios lamentando que la formación y la capacidad no sean suficientes para acceder a un empleo digno y bien remunerado, en contrapartida a los múltiples ventajas que implica responder a un grupo político a cambio de un puesto en la función pública, con las bonificaciones que son de público conocimiento.

“Vos te vas a una entidad publica a gestionar algo y perdes medio día mientras los ‘funcionarios’ se pasan comiendo chipa…..sandwich de milanesa…. toman mate….preparan café…y así sigue la lista. Y vos contrarreloj con cara de pelotudo esperando que estos haraganes partida te atiendan” dijo Nathalia Caballero.

El titular del Poder Legislativo contó que desde 2008, bajo la presidencia de Enrique González Quintana, se percibían dos aguinaldos en el Senado: uno en diciembre y otro en junio. En 2011, bajo la presidencia de Jorge Ovieto Matto, se elevó a tres aguinaldos. Por lo tanto, los funcionarios tienen desde entonces este beneficio prácticamente cada tres meses.

Evelyn Rivas dijo: “Que triste saber esto mientras nuestros abuelitos que ya no pueden trabajar por la edad y falta de salud cobran un mísero 400.000. Por lo menos un sueldo mínimo se les tendría q dar a la tercera edad que realmente necesita en lugar de pagar aguinaldos a estos delincuentes”.