“A la paraguaya le hicieron leer un libreto sobre la planta de uranio”  

A la paraguaya le hicieron leer un libreto sobre la planta de uranio

Evangelina Arguello, estudiante paraguaya que le responde a su compatriota, Paloma Machaín, sobre la planta de uranio en Formosa. Foto: ÚH.

Evangelina Arguello, estudiante paraguaya que también estuvo en la audiencia pública de Formosa, le responde a Paloma Machaín, la compatriota que defendió la instalación de la planta de uranio.

Por Andrés Colmán Guiéterrez | acolman@uhora.com.py | @andrescolman

La presencia de Paloma Machaín, una joven estudiante paraguaya que habló en la audiencia pública sobre el proyecto de instalar una planta de uranio en Formosa, Argentina, en la frontera con el Paraguay, defendiendo el plan nuclear argentino, sigue generando polémica.
Evangelina Arguello, otra estudiante paraguaya, de la Universidad del Norte, quien también asistió a la audiencia que se realizó el pasado martes en la ciudad de Formosa, llegó hasta la Redacción de Última Hora y pidió que se publique textualmente su respuesta a su joven compatriota.

A continuación reproducimos textualmente el escrito entregado por Evangelina Arguello, la que ella mismo tituló: “Respuesta a una paraguaya apóstata”. 

Críticas insultantes y despiadadas

En ocasión de la audiencia pública sobre energía nuclear en Formosa, organizada por la Gobernación de esa provincia y la firma Dioxitek, los interesados en esos proyectos nucleares arrearon a la estudiante paraguaya, Paloma Machain, y le hicieron leer un libreto con una críticas insultantes y despiadadas hacia las autoridades paraguayas presentes.

“Esta estudiante, del Instituto Balseiro, que depende de la Comisión de Energía Atómica de Argentina (CNEA), leyó además críticas ofensivas hacia la mediocridad de las instituciones educativas paraguayas, a quienes trató de ignorantes y destacó los  beneficios de la energía nuclear y supuestos adelantos tecnológicos de Argentina.

“En respuesta  a estos insultos y distorsión de la realidad, le informo lo siguiente:

“Paraguay, como Argentina, no son países avanzados en ciencia y tecnología. Según la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (WIPO), la Argentina no figura entre los 20 países más avanzados en tecnología. En el año 2013, Japón registró 239.338 patentes de invención; EEUU 146.871; Corea del Sur 79.652 solo para citar a algunos.

“La Argentina figura en Internet entre los países sub desarrollados, con solo 735 patentes registradas entre los años 2009 y 2013, la mayoría de ellas por empresas y personas no residentes en la Argentina.

“Los países más innovadores y avanzados invierten más en investigación y desarrollo. El proceso de desarrollo depende de la incorporación de conocimiento, lo que se denomina genéricamente “innovación”. Japón, EEUU, Alemania, Corea del Sur y otros invierten más del 3 % de su PBI en investigación. La Argentina no invierte ni el 0,5 % y lógicamente continúa siendo un país sub desarrollado en ciencia y tecnología.

“El Instituto Balseiro, que forma ingenieros nucleares y físicos, está muy atrasado y desinformado en lo que respecta a energía nuclear. La investigación más seria realizada en el mundo sobre energía nuclear fue encargada por el Parlamento alemán, que contrató a los más prestigiosos físicos e ingenieros nucleares de Alemania, a biólogos, a médicos, ingenieros aeronáuticos, ambientales y a financistas”.

Contaminación inevitable

“Esta investigación, llevada a cabo por profesionales reconocidos mundialmente por su capacidad y seriedad, llegó a las siguientes conclusiones:

“No existe tecnología disponible en el mundo que pueda garantizar a la población contra un posible accidente nuclear.

“Se descubrió que varias de las centrales de Alemania estuvieron a punto de causar accidentes desastrosos en el país más poblado de Europa.

“También que, aún sin accidentes, las centrales nucleares en su operación normal ya contaminan con los gases que emiten al ambiente y los millones de litros de efluentes contaminados que precisan descargar diariamente.

“Se descubrió que las zonas de influencia de las 17 centrales de Alemania la incidencia de cáncer era mucho mayor que el promedio del resto del país.

“No existe protección posible contra la colisión de una aeronave contra una central nuclear. Se determinó que no hace falta tener bombas atómicas para causar la muerte de miles de personas e inutilizar extensos territorios. El accidente de Chernobyl produjo un contaminación equivalente a 500 bombas atómicas.

“Los financistas concluyeron que el costo de la energía nuclear no se justifica, es insostenible y  que un accidente nuclear costaría tanto dinero, aparte del sufrimiento humano que, ni Alemania el país más rico de Europa dispone de ese dinero.

“En consecuencia, el Parlamento Alemán aprobó por unanimidad la prohibición para siempre de las centrales nucleoeléctricas. Desde entonces 7 de las 17 centrales de país ya fueron cerradas y todas estarán cerradas para el año 2022. La importante empresa Siemens se adhirió a esta prohibición y desmanteló todas sus industrias nucleares.

“¿Donde están los ingenieros nucleares y físicos argentinos del Instituto Balseiro? Porque, cuando hay que construir un central nuclear y aún para reparar las mismas, la CNEA siempre contrata a empresas extranjeras. En este mismo momento están pidiendo ayuda a Rusia y una empresa Canadiense está reparando la central nuclear de Embalse, Córdoba.

“La Argentina es, como pocos, un país bendecido por la naturaleza, con un gran potencial hidroeléctrico, tiene en la pampa y el extenso litoral marítimo uno de los mejores regímenes de viento en el mundo para producir energía eólica.

“Con los miles de millones de dólares mal invertidos en los últimos sesenta años en energía nuclear que, según las estadísticas oficiales que como el Indec no son creíbles, abastece solo alrededor del 5 % del consumo de energía eléctrica, la Argentina podría haber construido 7 grandes hidroeléctricas y tener hoy una infraestructura formidable de energía eólica limpia, renovable y  a mucho menor costo, disponer de excedente  y estar exportando energía eléctrica a Chile y Uruguay.

Grave crisis energética

“En cambio la Argentina hoy está sufriendo una grave crisis energética y para subsanar su déficit de energía eléctrica, utiliza centrales termoeléctricas a un altísimo costo en hidrocarburos. Gasta cada año unos l5.000 millones en gas y petróleo que importa.”El grave error de insistir con energía atómica es no solo la causa de la crisis energética sino también en buena parte de la crisis económica que hoy soporta la Argentina.

“En cuanto a esta estudiante desubicada e ignorante, al Instituto Balseiro y a la CNEA les recomiendo que aprendan a usar internet, donde podrán informarse detalladamente de todo lo que hoy ignoran sobre energía nucleoeléctrica y ojalá puedan asesorar mejor al Gobierno argentino que está por un camino muy errado en su política energética.

“Lo mismo recomiendo a las autoridades paraguayas, que están muy mal informadas, muy tibias en la defensa del país y erróneamente pretenden que los proyectos nucleares de Formosa van a ser seguros y no van a causar graves daños ambientales al país y poner en riesgo nuestras exportaciones. Nadie compra productos de un país contaminado.

“El riacho Formosa desemboca en el río Paraguay y como estado ribereño tenemos todo el derecho de defender nuestro vital río, vía obligada de la salida de nuestra producción agropecuaria, de una segura contaminación y rechazar todo proyecto nuclear en frontera. Argentina recurrió al tribunal internacional de La Haya pidiendo el cierre de la papelera uruguaya sobre el rio Uruguay.

“Si, de acuerdo al derecho internacional, no hubiese existido derecho de países ribereños, el Tribunal de La haya hubiera rechazado “in limine” el juicio que Argentina perdió, porque las papeleras no son peligrosas para los seres humanos y no contaminan como las centrales nucleares. Argentina nunca pudo probar que la papelera contamine el río Uruguay”, concluye el escrito entregado por Evangelina Arguello.