Groseros anticipos a vialeras durante gestión de Buzarquis en el MOPC

Por Paula Carro

En el primer semestre del 2013, el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), bajo la administración de Salyn Buzarquis y la presidencia de Federico Franco, pagó en concepto de anticipos más de 545.000 millones de guaraníes (unos 125 millones de dólares) a las vialeras. Un tercio de su presupuesto para obras físicas se fue en “adelantos”, cuando lo ideal es que los anticipos no superen el 10% del total disponible.

A los anteriores administradores del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) parece haberles preocupado solamente el inicio de las obras y no su conclusión. Es lo que evidencia el hecho de que un tercio de su presupuesto para obras físicas se haya ido en “adelantos”.

De diciembre de 2012 a junio de 2013, durante la gestión de Salyn Buzarquis como ministro de Obras y Federico Franco como presidente de la República, el MOPC entregó a las vialeras los montos de G. 362.464.425.691 y G. 183.252.722.999, que hacen un total de G. 545.717.648.690, unos 125 millones de dólares solamente en “anticipos”.

Si se analizan los mismos periodos, tanto durante la administración del expresidente Fernando Lugo y el actual Horacio Cartes (ver infografía), la diferencia es más que notable.

Sobre el tema, el actual viceministro de Administración y Finanzas, Guillermo Alcaraz, dijo que estos anticipos tienen directa relación con las numerosas “paladas iniciales” de obras inconclusas o estancadas en la actualidad, que hiciera Salyn Buzarquis durante su gestión.

Recordó que lo ideal es que los anticipos no superen el 10% del presupuesto total para inversión física, que en el caso de Buzarquis fue de más del 30%.

Salyn Buzarquis se encuentra actualmente imputado por los delitos de lesión de confianza y usurpación de funciones públicas por la contratación directa y sin mediar licitación, de una empresa italiana para un servicio de consultoría no ejecutado.

Contratos

Al asumir la actual administración del MOPC, encabezada por el ministro Ramón Jiménez Gaona, se anularon licitaciones y, por ende, se quedaron sin efecto 50 contratos aproximadamente.
No obstante, no pudieron anular aquellos contratos a cuyos adjudicatarios la cartera ya había pagado anticipos.

abc