Indert disputa 6.220 hectáreas que entregó a labriegos en 1978 y que tendrían doble título

Ante una posible superposición de títulos sobre unas 6.220 hectáreas en Tembiaporã, Caaguazú, el presidente del Indert, Justo Cárdenas, anunció que iniciará la demanda de nulidad y cancelación de la reinscripción de la finca Nº 55, que fue realizada a nombre de la señora Virginia Hermosilla viuda de Salinas, de 92 años.

Vista de uno de los caminos de la colonia Tembiaporã, donde se produce banana y otros rubros.

Vista de uno de los caminos de la colonia Tembiaporã, donde se produce banana y otros rubros. / ABC Color

El presidente del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), Justo Cárdenas, asegura que el Estado es el verdadero titular las tierras ahora reclamadas por la señora Virginia Hermosilla viuda de Salinas, de 92 años de edad.

Según los datos, la señora se erigió como supuesta propietaria de la finca Nº 55, de 6.220 hectáreas, ubicadas en el distrito de Caaguazú, actualmente Tembiaporã, departamento de Caaguazú.

En las tierras de referencia, la institución fundó a partir de 1978 las colonias oficiales Tembiaporã y Santa Lucía, que albergan unas 600 familias, de las que algunas cuentan con sus respectivos títulos de propiedad, mientras que otras están tramitando su obtención.

El día jueves 5 del presente mes, Cárdenas solicitó a la Dirección General de Registros Públicos (DGRP) y al Servicio Nacional de Catastro (SNC) todos los antecedentes relacionados con la referida reinscripción, las que también servirán de base para que el Indert respalde en forma documentada todas las demás acciones legales que instaurará.

Cárdenas agregó que los pobladores de las colonias del Indert mencionadas pueden estar tranquilos, porque tienen el respaldo institucional, ya que son beneficiarios del Estatuto Agrario. Añadió que estas personas están asentadas desde hace varios años en esas tierras.

En ese sentido, comisionó a funcionarios asesores jurídicos de la institución para que visiten la zona y aclaren la posición institucional respecto “a la aparición de personas inescrupulosas, quienes invocan ser representantes de la supuesta propietaria (Hermosilla)”.

Según los representantes de la señora Hermosilla, los documentos emitidos por el IBR (hoy Indert), supuestamente carecen de valor.

El conflicto originado con los pobladores de la zona se agravó ante la aparición del supuesto representante de viuda de Salinas, Roque Barreto, intentando habilitar una oficina para que los ocupantes pasen a abonarle el precio de las tierras que habitan.

Por su parte, los pobladores piden al Indert la inmediata anulación del título de propiedad a favor de la citada mujer en la DGRP, ya que en las tierras están asentadas unas 600 familias, la mayoría con sus títulos de propiedad, que les fueron otorgados por el IBR.

En ese contexto, los pobladores acusan al intendente de Tembiaporã, Ignacio Giménez, de ser cómplice en este caso porque exoneró el pago del impuesto inmobiliario por esas tierras a la supuesta propietaria, decisión con la que “convalidó” un escenario propicio para la inscripción del título de propiedad a su favor, destaca el informe de Indert.