Si los intereses del mercado suben, banca estatal debe ser la alternativa

Si los intereses del mercado suben, banca estatal debe ser la alternativa

FUENTE 5 DIAS

Claudio Sánchez  

csanchez@5dias.com.py

El directorio del BCP, a través de Santiago Peña, manifestó a La Unión 800 AM que la tasa de interés de política mo­netaria en 6,75%, es el resultado de observacio­nes de presiones infla­cionarias detectadas por el equipo económico ya en el último período del año pasado.

Así también manifestó que las medidas adopta­das por el Banco Central Europeo para conseguir dinamizar el mercado a través de la inyección de un billón de euros en préstamos para los sec­tores económicos, no puede ser imitado por la matriz bancaria nacio­nal porque las realidades de las dos economías en cuestión son “demasia­do diferentes”, encon­trándose la zona euro en pleno proceso de recupe­ración de una profunda crisis, mientras que el Paraguay viene soste­niendo una marcada ex­pansión económica.

SOFISTICACIÓN

Si bien es correcto que ambos mercados viven coyunturas opuestas, el nivel de sofisticación del mercado europeo en general y de la zona euro en particular, aún sumida en lo más pro­fundo de sus problemas como estuvo hace sólo unos semestres, todavía dista una enormidad del precario mercado local, y se da por sentado que en algunos años más el mercado común del Viejo Continente volverá a bri­llar con todas sus luces.

Además, no sólo la Unión Europea (como ya mencionado con ante­rioridad), vio que la úni­ca manera de sostener el ánimo de los actores económicos para evitar efectos aún más devas­tadores, era aplicando liquidez. Así lo hizo la FED con un paquete sin precedentes en cuanto a volumen de dinero co­locados mensualmente dentro de la economía cuando estalló la crisis en 2008.

ECONOMÍA LOCAL

Si finalmente se ha en­cendido la luz verde para la economía paragua­ya, es lógico pensar en acelerar a fondo e ir pa­sando las marchas, pero acelerar el potente mo­tor no sirve de nada si se tiene el pedal del freno a medio hundir. Es decir, aún cuando la coyun­tura indica que Europa está débil y que Paraguay está en proceso de ex­pansión, queda todavía demasiado por hacer, no sólo en infraestructu­ra física –que es el foco de las discusiones- sino además en materia de educación, inclusión so­cial y dinamización del sector industrial, todo lo cual reclama inversión de capital y accedo a fi­nanciación.

Desde el sector privado, Diego Duarte, ejecutivo de Solventa, coloca so­bre el tapete a una he­rramienta como la ban­ca pública, tanto o más importante que la tasa referencial de política monetaria, en su rol de soporte de los sectores económicos.

Desde este enfoque, subrayó la incómoda posición del Central a la hora de cumplir con su cometido de controlar la inflación a costa de res­tricción del crédito.

En muchas economías los bancos centrales normalmente se enfren­tan al dilema de contro­lar la inflación a costa de encarecer los créditos dirigidos a la produc­ción, con la aplicación de tasas de interés de polí­tica monetaria coyuntu­ralmente elevadas”.

Recuerda que la fina­lidad de este organismo rector y contralor del sistema financiero es mantener los precios de la canasta dentro de los límites establecidos por el Equipo Económico, por lo que apela al desa­rrollo de alternativas que sostengas a las tasas de interés de la financiación privada a niveles asequi­bles.

Atendiendo a que el fin primero de un banco central con una política monetaria de metas de inflación es controlar el nivel de precios, apli­cando para ello, la tasa de interés que mejor se ajuste al referido obje­tivo, lo interesante sería que el país fortalezca alternativas que ayuden a mantener las tasas de interés de mercado en niveles razonables y es­tables para el sector pro­ductivo principalmente, logrando aislar en cierta medida los efectos de una política monetaria contractiva”.

La solución, de acuer­do con lo expuesto por el analista, se encuen­tra en la banca pública, para lo cual exhorta a un fortalecimiento de esta figura y reclama mayor preponderancia del BNF para mitigar los efectos negativos que pudieran surgir a raíz de necesa­rios ajustes en las tasas referenciales de política monetaria.

Para esto, en otros países se tiene a la banca pública de desarrollo de primer y segundo piso como alternativas que contrapesan episodios de altas tasas de inte­rés en el mercado, para lo cual, es importante obviamente que la ban­ca pública tenga toda la fuerza necesaria. Inclu­sive, una banca pública con preponderancia en la economía podría atenuar los efectos de una crisis económica apoyando fi­nancieramente a los sec­tores económicos afec­tados, siempre dentro de criterios razonables de manejo de los riesgos”.

Finalmente, aclaró que con el encarecimiento de los créditos por deci­siones de política mone­taria no deberían sufrir más que aquellos que afectan o presionan los límites inflacionarios previstos por el Equi­po Económico. Es decir, aquellos desembolsos destinados al mero con­sumo son los que tienen que quedar más caros, desincentivando la de­manda, mientras que el financiamiento dirigido al sector productivo debe tender a la flexibiliza­ción.

Una vez más, y en coin­cidencia con otros ana­listas del sector privado, manifestó que la banca pública debe estar pre­sente en nichos donde la banca comercial privada no quiere incurrir; como las pymes, por ejemplo.